17/09/2021 Olé - Nota - Deportes  - Pag. 28

“TENGO CON MI HERMANO UN CLUB CON 100 SOCIOS”
MARTÍN BARYLKO
Constantino Vaporaki, de la Selección de futsal que juega hoy con Serbia por el Mundial de Lituania, cuenta su particular proyecto fuera de las canchas. Además, habla de su estudio para ser contador y marca una diferencia con el fútbol 11: ex jugador de Boca, dice que “es perjudicial que haya descendido River, ojalá suba cuanto antes”.

No dejó dudas. La Selección de futsal, campeona en el Mundial de 2016, debutó con la mayor goleada de su historia en la nueva edición que se disputa en Lituania. Los dirigidos por Matías Lucuix aplastaron 11-0 a Estados Unidos y hoy, desde las 14, se enfrentarán con Serbia por la segunda fecha del Grupo F (lo transmitirán DirecTV Sports y DeporTV).
Constantino Vaporaki, quien fue parte de la conquista cinco años atrás en Colombia, está en su segunda cita mundialista y ahora sueña, como todos, con el bicampeonato. Kiki, que viene de sufrir un esguince en su tobillo derecho ante los yanquis, ayer se entrenó con normalidad y estará frente a los serbios.
-¿Fue distinta esta preparación para el Mundial por todo lo que trajo la pandemia? -Fue difícil desde lo humano porque por la pandemia llevamos más de 20 días fuera de casa. En 2016 jugamos varios amistosos en Argentina porque varias selecciones viajaron al país y después fuimos a jugar el Mundial.
Ahora, debimos irnos antes para medirnos con equipos en Europa. No es fácil. Todo el tiempo tenemos que estar atentos si alguno tiene síntomas, y a los resultados de los hisopados. Mantenemos la burbuja y eso un poco te desgasta mentalmente.
-¿Y cómo ves al equipo con respecto al campeón del Mundial anterior? -La esencia y el espíritu se mantienen porque la mayoría de los jugadores y personas del cuerpo técnico del Mundial pasado siguen. Si bien cambió el entrenador, su línea de trabajo es similar (NdeR: Matías Lucuix, actual DT, era asistente del ex técnico Diego Giustozzi), con algunos toques propios. Seguimos nuestra idea, sabemos cuáles son nuestras fortalezas, también debilidades, y el rol que debe cumplir cada uno.
¿Qué objetivo se plantearon para este Mundial? -Jugar los siete partidos. En 2020 ganamos las Eliminatorias ante Brasil, potencia histórica, en su casa y dejó la vara muy alta. Todos nos ven como favoritos.
-Hoy jugás de ala, pero fuiste arquero ¿no? -Sí, sí, de chiquito. Fue un paso muy breve, unos pocos partidos y después ya empecé a jugar en el campo, ja, ja. No aguantaba más. ¡Tenía a toda mi familia atrás del arco para que me quedara! Pasa que tenía cuatro, cinco años, y yo era el más chiquito de la categoría.
-Hay una relación de respeto entre los jugadores de River y de Boca en el Futsal. Vos estuviste mucho en el Xeneize y nunca se burlaron ellos de alguna final perdida ni ustedes de su descenso...
-Sí, somos respetuosos. La disciplina es de un entorno familiar, cercano. Históricamente la mayoría de los jugadores se dedica a otra cosa. Vemos más allá de lo estrictamente deportivo. Sabemos que todos hacemos un esfuerzo grande por jugar. Lejos estamos de burlar o faltar el respeto a un colega. Yo no es que tengo amigos en River, pero los saludo siempre y les deseo lo mejor. Es perjudicial para el futsal que hayan descendido. Necesitamos partidos atractivos para que nos siga más gente y no hay mejor espectáculo que un Boca-River en el deporte que sea. Ojalá puedan subir cuanto antes.
-¿Boca es el club argentino que más dinero pone? -En los últimos siete, ocho, diez años, sí. Tiene una continuidad invirtiendo, apostando en la disciplina. Hay también otros clubes ahora como San Lorenzo y Kimberley.
Pero sin dudas que Boca se mantiene hace tiempo.
-Llegaron a ganarle al Barsa en 2019. ¿Los equipos argentinos compiten parejo con los de Europa? -Mirá, la liga creció mucho en calidad de equipos y jugadores.
Pero ese Boca tenía un nivel superlativo, había muchos jugadores de la Selección y eso fue clave para competirle al Barcelona. Hoy, se está dando un éxodo de algunos de jerarquía y veo difícil que un equipo argentino vuelva a competir a ese nivel. Pero la liga sigue creciendo y cada vez nos acercamos más a las mejores.
-¿Es cierto que te quedan ocho materias para recibirte de contador público en la UBA? -Sí. Hace mucho que me dedico de lleno al futsal y ahora fiché por un club italiano (el Meta Catania) así que mi vida estará allá. Recibirme es una cuenta pendiente.
-¡¿Y cómo es eso de que tenés tu propio club?! -Se llama Centro de Futsal Vaporaki y lo creé a fines del 2017 con mi hermano Alamiro. Comenzó como una academia de perfeccionamiento para chicos y chicas que ya jugaban el deporte y hoy es un club formalmente constituido con equipos masculinos y femeninos que compiten (las mujeres en AFA). El objetivo es seguir creciendo, aumentar el número de socios, que hay más de 100.
Soñamos con tener lugar propio en algún momento.



#28487918   Modificada: 17/09/2021 04:43 Superficie artículo: 974.00 cm²
Tirada: 41215
Difusión: 164860

Cotización de la nota: $438.300
Audiencia: 8.127


  
www.ejes.com | Leandro N. Alem 1110 7º piso - Buenos Aires | TE. 5352-0550