20/10/2020 Revista Apertura - Nota - Información General - Pag. 97

Maestría en adaptación
Marysol Antón
En medio de la pandemia que aún no termina, las escuelas de negocios debieron migrar a la modalidad de clases online y adecuar sus contenidos para las nuevas necesidades de los par ticipantes. Qué están planeando las universidades para 2021.

Si los posgrados y los MBA loca les enfrentaban cada año el desafío de preparar a los talentos que tendrían que liderar las empresas, en 2020 la problemática se mu ltiplicó con la aparición de la pandemia. Es que, en este sentido, las universidades no fueron ajenas a la dificultad que planteó mudar las clases a una moda lidad 100 por ciento virtual.
Esta “nueva normalidad” se planteó en un comienzo como tempora l pero hoy ni siquiera se vislumbra cuándo finalizará.
Por la forma en la que el mundo de los negocios aceleró la adopción de la transformación digit al, no solo la modal idad de dict ar clases está en evolución, sino también los conten idos que los est ud ia ntes reciben hoy, pues ya empieza a perfi la rse qué tipo de escenario tendrán que enfrentar en los próximos años.
Aunque sea más V UCA –por voláti l, i ncier to, complejo y ambiguo, seg ún sus siglas en inglés– que nunca.
“El alumno sabe que se enfrenta a un mundo nuevo. Y pide en consecuencia. Se prepara para un nuevo tiempo en el que las empresa s necesitarán nuevas habi lidades, como expertos en contingencias, team leaders para robots y la coordinación de teletrabajo, anticipadores de tendencias y descubridores de necesidades nuevas, especialistas en rupturas, expertos en prevención de catástrofes, managers de higiene interempresarial, desarrolladores de continuidad de empresas en entornos inestables, gestores de sostenibil idad, innovadores d isr uptivos, expertos en proyec tos t ra nsversales multidisciplinarios, organizadores de residuos, ingen ieros en enfermedades o ejecutores de transiciones”, analiza Marcelo Elizondo, director de la Maestría en Dirección Estratégica y Tecnológica del Instituto Tecnológico de Buenos Aires (ITBA).
Además, sostiene Elizondo, los que producen ya no actúa n dentro de una i ndustria, porque hoy las disciplinas se funden unas con otras. “Por eso, los oficios, las profesiones y los perfiles laborales ya no pueden ser cerrados. Algo así como un renacimiento del siglo XXI. El saber se trabaja mejor ahora en más amplios campos (formados por múltiples insumos) que en disciplinas tradiciona les del conocimiento”.
“Los a lumnos debieran preguntarse, qué tengo que hacer hoy para que cuando la pandemia haya pasado, yo me encuentre mucho mejor parado que antes, más competitivo en mis habilidades y con mayores capacidades de adaptación para enfrentar, en el ámbito laboral y personal, todos estos cambios que se vienen.
Lo que hagas o dejes de hacer durante la pandemia, te condiciona para cuando haya terminado”, reflex iona Christian Sainz, Executive Director MBA de IAE Business Scho ol. El Co vid-19, agrega, cambió la perspectiva para las instituciones locales. “Muchos que estaban analizando la posibilidad de aplicar en Europa o los Estados Unidos –que tiene sus inicios en septiembre– ahora con la pandemia se vuelcan a opciones en la Argentina y la región, que inician en 2021. En el caso de nuestras ofertas, nos encuentran muy bien preparados, ya que desde hace tiempo los postulantes no necesitan ir a Europa o Estados Unidos para acceder a un programa de clase mundial”, subraya el director de la institución de Pilar.
Para Héctor Dama, decano del MBA de la Universidad del Salvador (USAL), “la pandemia tuvo un impacto significativo que podemos identificar, claramente, en la segmentación de inscripciones del primer y segundo semestre. En marzo y abril se registró una notable retracción en la demanda de vacantes y, luego, un fuerte repunte en los turnos de inscripción de agosto”.
Las interpretaciones pueden ser muchas y válidas. “Se entiende que al comienzo de la pandemia se generó un efecto de parálisis, propia de la incertidumbre ante los cambios drásticos que se estaban produciendo. Luego, con mayor información y conocimiento, se produjo una mejora en la adaptación a las nuevas reglas de juego y con ello la toma de decisiones de continuidad de la carrera profesional, mediante el apoyo que dan los MBA y posgrados”, agrega del decano de la USAL.
El aumento de la demanda también se hizo presente en la Universidad de San Andrés (UdeSA). “En agosto nos favoreció mucho la experiencia de los alumnos que estaban cursando.
Hicimos un récord de entrevistas y solicitudes de admisión, y aun limitando los cupos terminamos creciendo un 70 por ciento en inscripciones contra 2019 (nuestro foco en el proceso de aprendizaje y la personalización de la experiencia educativa pone límite a la cantidad de alumnos)”, detalla Carlos de Morra, director Comercial y de Marketing Digital de la UdeSA.

En la universidad con sede en Victoria afirman que crecieron un 45 por ciento en alumnos frente a 2019. Esto les suma un crecimiento acumulado en los últimos tres años del 150 por ciento. “En relación al MBA, vimos mucho interés de potenciales alumnos en el interior del país y países limítrofes, que veían la obligada digitalización como una oportunidad de reducir la cantidad de viajes de estudios mientras durase la modalidad digital, para luego aprovechar todos los beneficios de la presencialidad y el networking. Debido a esta alta demanda, decidimos concentrar el inicio en marzo 2021 de dos modalidades de cursada para nuestro Executive MBA: EMBA Campus, con cursada intensiva cada 15 días en nuestro campus de Victoria, y EMBA Capital, con cursada durante la semana, en la sede de Recoleta”, adelanta De Morra.
“En esta situación particular algunas personas han decidido dejar de posponer el inicio de su MBA. Los viajes de trabajo mayormente se pospusieron o minimizaron, lo que permite que profesionales con logísticas laborales complicadas aprovechen la oportunidad de empezar a estudiar. Vemos también un leve incremento en la cantidad de mujeres cursando”, cuenta Melani Machinea, directora académica del MBA y EMBA de la Universidad Torcuato Di Tella (UTDT).
Este mismo movimiento perciben en la UCEMA. “La pandemia, como todo en la vida, presenta oportunidades. Observamos que personas que están físicamente distantes se animan a intentar un MBA dada la flexibilidad que ofrece la modalidad online. Con esta información de marco, vemos una edad promedio de 36 años, una experiencia laboral promedio de 10 años y una proporción mujeres-hombres de 40 por ciento versus 60 por ciento, con una tendencia creciente año tras año de la participación de profesionales mujeres”, relata Antonio Marin, vicerrector de la universidad.
“Cada vez se ve una mayor diversidad de perfiles profesionales en las aulas, todos muy conscientes de la importancia de seguir perfeccionándose, así como de profundizar en nuevos contenidos”, opina Inés Yamuss, vicerrectora de la Universidad San Pablo de Tucumán.

Nuevas ofertas

En busca de darles a los alumnos una oferta académica cada vez más en sintonía con lo que la realidad demanda, en la USAL dotaron a sus programas de mayor flexibilidad y especialización.
“Las maestrías en Recursos Humanos, Marketing y Logística se integran con un año de especialización y un segundo año con un ciclo de management. Se espera que la mayoría de los estudiantes opte primero por el año de especialización, ganando en empleabilidad en un plazo relativamente corto”, cuenta Dama.
“En esta línea, se está trabajando mucho en las especializaciones en Negocios Electrónicos, Sistemas de Información, Tributación y Contabilidad y Auditoría. Otro ejemplo de búsqueda de ampliación hacia temas específicos, es el de la maestría en Coaching y Comportamiento Organizacional.
Con esta hemos generado la especialización en Liderazgo y Desarrollo Personal. Además, el MBA en Dirección de Empresas, que cuenta con convenio y apoyo de la Universidad de Deusto, es uno de los programas que más se ha actualizado en formación global”, detalla el decano del Salvador.
“La pandemia fortaleció ciertas tendencias de estudio asociadas a la revolución industrial 4.0 que ya habían sido incorporadas años atrás a nuestro programa: el estudio de escenarios inciertos y complejos en la toma de decisiones, la innovación y el uso metodologías ágiles para dar respuesta a los mercados, la digitalización de negocios, procesos y equipos de trabajo, y el uso intensivo de datos en la dirección del negocio. Contamos asimismo en la actualidad con una Licenciatura en Negocios Digitales y una Maestría in Business and Technology con los que abordamos todos los temas de frontera digital y tecnología”, describe De Morra, de UdeSA.
Para Sylvia Edith Testa, directora de la Maestría en Ciencia de Datos e Innovación Empresarial de la Universidad CAECE, el mayor cambio viene de la mano de la aceleración que ganó la transformación digital y su impacto en la economía.
“Las organizaciones vieron la necesidad de centrar sus estrategias en los datos, y aceptar a la innovación como protagonista de esos avances. Por eso, este contexto impulsó aún más el interés en la Maestría en la Ciencia de Datos e Innovación Empresarial, que se había lanzado a inicios de 2019 y recibe el apoyo institucional de IBM”.
Dentro del esfuerzo que este año demandó para adecuar las clases tanto en contenido como en modo de dictarlas, en CAECE se propusieron tener como foco el preparar a los alumnos para lo que viene. “Así, para estimular la aplicación de conocimientos al contexto, en algunas materias los profesores propusieron a los maestrandos la realización de proyectos post Covid-19 tendientes a reactivar la economía de los sectores más afectados”, describe Testa.
“Nuestro MBA acaba de acreditar, nuevamente, en CONEAU un nuevo Plan de Estudios que ya fue aprobado también por e Association of MBAs (una acreditación internacional que solo 37 MBA de América latina poseen). Este nuevo plan cuenta con nuevos módulos, la actualización de todos los contenidos y prácticas, y la posibilidad de elegir optativas variadas”, afirma por su parte Ingrid Van Zele, coordinadora Académica del MBA de la Universidad Católica Argentina (UCA).



Adaptación activa

Como parte de llegar más y mejor a sus alumnos, en el IAE están aumentando su oferta de webinars informativos y masterclass.
“Nos apoyamos en nuestro sistema de financiamiento y becas que ya tenemos desde hace mucho tiempo, para estar muy cerca de las necesidades de nuestros postulantes.
En el contexto de pandemia más que nunca los postulantes debieran enfocarse en analizar la calidad del faculty de cada institución y su trayectoria, y cómo han logrado adaptar el aprendizaje en el aula a los contextos difíciles del confinamiento y el distanciamiento social”, reflexiona Sainz.
“Para preservar la calidad de la propuesta educativa, se reforzaron las actividades complementarias con lecturas de orientación, trabajos autoguiados y seguimiento de los alumnos más exhaustivo, de modo tal de garantizar este aspecto académico. Como es habitual, se impartieron orientaciones para las materias existentes a fin de incorporar contenidos más adaptados, en especial considerando el tránsito hacia la nueva modalidad de cursada”, dice Jorge Barrientos, director de la Maestría en Administración de Empresas de la Universidad de Belgrano.
La UCA ya estaba avanzada en el camino hacia las clases virtuales. “Por cada aula presencial que teníamos, ya contábamos con una virtual, con el mismo número. De este modo, las personas ingresaban al aula virtual del mismo modo que podían hacerlo a la presencial. Además, nuestro servicio evita la irritante espera de un link para tener que ingresar a la clase”, explica Juan Pablo Manzuoli, director del MBA.
Otra universidad que ya estaba trabajando virtualmente es la UADE, que desde 2014 había adoptado esta modalidad para su MBA. Sin embargo, esto no les impidió ver el gran desafío que el sistema educativo superior tuvo que afrontar, desde imprimirle una alta velocidad al entrenamiento de docentes y alumnos hasta el desarrollo de contenidos, el diseño de evaluaciones y las prácticas.

En este sentido, Machinea, de la UTDT, reconoce el rol fundamental que tuvo el equipo de soporte de la universidad. “Ellos capacitaron a los profesores para usar las herramientas tecnológicas que serían indispensables, tanto con respecto al Zoom para el dictado de las clases en sí (soluciones y aspectos relacionados con la seguridad antes y durante las clases), como acerca de la utilización del Campus Virtual para la comunicación con alumnos, realización de tareas, exámenes virtuales y más.
Incluso, estas capacitaciones continúan en forma periódica”.
“Adicionalmente, contratamos especialistas en pedagogía y tecnología educativa para asesorar individualmente a los profesores.
Fue extremadamente valioso”, reconoce Machinea.
Marín, de Ucema, señala la importancia que tiene trabajar junto a los docentes para establecer las nuevas metodologías de clases. “Hay que adoptar nuevas herramientas, desde Mentimeter a tabletas para sustituir el pizarrón, por ejemplo. Hay que adaptar los espacios de trabajo, la iluminación. Hemos apoyado de cerca a todos y cada uno de nuestros profesores, brindándoles soporte en todos los aspectos. Y, luego de seis meses de clases online, podemos decir, sin lugar a dudas, que lo logramos. Nuestros alumnos están muy satisfechos y lo agradecen”, añade el directivo.
Pese a estar adaptados a la “nueva normalidad”, en UADE Business School reconocen que aún hay una gran incertidumbre sobre cómo se desarrollará el ciclo lectivo 2021. “Por eso, estamos preparados para diferentes escenarios: normalidad modo 2019, virtualidad como en cuarentena 2020 y mixto (una vuelta a clases de manera gradual). No nos detenemos, seguimos dando clases”, anuncia Carlos Sicurello, director de Maestrías de Negocios de UADE Business School, quien considera que la demanda no dejará de aumentar.
En materia de precios para 2021, ninguna de las universidades había definido aún qué ocurrirá con los aranceles.
Mientras esperan ver qué pasa con la vacuna y con las decisiones del Ministerio de Educación, en el IAE Business School señalan los beneficios que en este escenario tiene cursar un EMBA, que tienen que ver con el fortalecimiento de los vínculos incluso en medio del distanciamiento social.
“Durante las crisis siempre hay oportunidades para encontrar espacios para incomodarse, cuestionarse y encontrar nuevas maneras de gestionar. En el EMBA los alumnos están trabajando, y el aula se convierte en un espacio de contención, sobre todo en un contexto como este, para obtener miradas cruzadas y soluciones innovadoras, para quienes tienen la responsabilidad de liderar negocios, brindar calma y objetividad a sus equipos, impactando positivamente en sus organizaciones”, concluye Sebastián Benoit, Executive EMBA Director del IAE Business School.



Maestría de datos

Conocer el futuro

Las especializaciones y programas en negocios digitales y análisis de datos ganan cada vez más espacio en la oferta. Data mining, blockchain, inteligencia artificial: las últimas novedades

¿Cuáles serán los nuevos negocios digitales post-pandemia? ¿Cómo convertirse en el líder que domine las nuevas tecnologías que afectarán la industria? ¿Cómo se transformará la organización gracias a la digitalización? ¿Qué soluciones de inteligencia artificial acelerarán el crecimiento del negocio? ¿Cómo tomar decisiones basadas en datos? Lo digital atraviesa todas las áreas de las organizaciones y las universidades tienen una amplia oferta de programas que responden todas estas preguntas y más y otorgan las claves para descubrir negocios a través de las nuevas tecnologías: potenciar el talento humano para llegar al conocimiento que permitirá monetizar todo lo que la disrupción tecnológica promete.
Si antes los datos eran cosa de especialistas o nerds, ahora es también asunto de abogados, economistas o comunicadores, además de informáticos y tecnólogos. La pandemia aceleró la economía digital e hizo que las organizaciones centraran sus estrategias en los datos y en la innovación. Según Sylvia Testa, directora de la Maestría en Ciencia de Datos e Innovación Empresarial de CAECE, “el contexto impulsó el interés en nuestra maestría”. El posgrado se fundamenta en los nuevos paradigmas: comunicaciones y negocios digitales, redes sociales, pasando por los avances en big data, inteligencia artificial, robótica, internet de las cosas, biotecnología y nanotecnología entre otras tecnologías emergentes.
¿Quiénes buscan estos conocimientos? “Profesionales con perfil cuantitativo, tecnológico y que reconocen la necesidad de afrontar el reto de gestionar y analizar los datos como ventaja competitiva para sus organizaciones para lograr la eficiencia y combinarlo con una estrategia innovadora”, explica Testa. El interés por estos contenidos creció este año en profesionales de negocios, ciencias jurídicas y comunicación.
El programa forma a los nuevos talentos mediante estudios que combinan negocios, tecnología y ciencia de datos, con práctica en software comercial u open source, business cases y aplicaciones, combinados con liderazgo, innovación y nuevos negocios, design thinking, social network – Social CRM, Cloud Computing y disciplinas de formación cuantitativa en Ciencia de datos con orientación empresarial: explotación, gobierno y monetización de datos, big data, inteligencia artificial - machine learning; disciplinas que integran negocios, ciencia de datos y tecnología: business analytics, data mining empresarial, internet de las cosas, tecnologías emergentes -neurociencia computacional, robótica, cognotecnología, biotecnología.
Si se trata de enfrentar la disrupción tecnológica en los mercados, la oferta del ITBA también permite desarrollar las habilidades y competencias necesarias.
Diplomaturas -Cloud Data Engi neering, Cloud Architect, Big Data, Deep Learning- y programas -Ciberseguridad, Internet of Things, Python para entidades financieras y Transformación Digital- son las propuestas.
Además, cuenta con la Especialización en Ciencia de Datos, “una carrera reconocida dentro del mercado”, cuenta Mariela Zoppi, directora de la Escuela de Innovación. El costo para cursarla en 2020 es de $ 580.000, mientras las diplomaturas oscilan entre $ 100.000 y $ 140.000 y los programas, entre $ 40.000 y $ 80.000. “Son dictados por académicos y expertos en las diferentes temáticas, con amplia experiencia hands-on. Los contenidos son ajustados en cada edición para alinearlos a las demandas del mercado y asegurar la calidad en la experiencia del participante, quien espera incorporar skills específicas para mantenerse vigente o acceder a nuevos campos laborales”, explica María Eugenia Pérez, directora ejecutiva de la Escuela de Innovación, quien advierte en el mercado laboral un incremento en la demanda de habilidades en manejo de datos, data analytics, big data y deep learning. “Hay una demanda insatisfecha de profesionales de Data Scientist y Data Engineering”, explica.



Liderar en modo VICA

Para Jorge Rodríguez, secretario de Posgrado de UADE Business School, la pandemia reforzó dos perfiles de líderes: el futurista, que prepara una empresa investigando escenarios y planificando posibilidades; y el tecnológico, que se enfrenta sin miedo al cambio utilizando las mejores herramientas.
“Tenemos la responsabilidad de formarlos ya que tendrán que gestionar una de las épocas más complejas de la humanidad en entornos VICA -volátiles, inciertos, cambiantes y ambiguos”, dice.
El objetivo es que “lo aprendido en el aula sea aplicable de manera inmediata en el puesto de trabajo, logrando transformar la realidad del management con las best y next practices”, dice.
Ofrecen dos maestrías, la de Tecnología Informática y Comunicaciones (TIC) y la de Dirección Estratégica de la Información (CIO). En educación ejecutiva, sus programas cubren temas como blockchain, business analytics, big data y transformación digital, con una oferta amplia que incluye programas sobre Marketing Digital 360°, Revolución Digital, Design inking, Data Science y Marketing Digital, y Business Analytics. También ofrecen diplomaturas en Ciencia de Datos y en Desarrollo Web Full Stack. En su opinión, el mercado laboral revitalizó perfiles como el de Chief Digital Officer (CDO), quien lidera la estrategia digital de las firmas –“función que irrumpió con fuerza y las compañías comienzan a formalizar dentro de sus organigramas”, dice Rodriguez– y también se reforzaron roles de Business Analytics que requieren más que nunca expertos en Gestión del Cambio y en Transformación Digital.
Di Tella, por su parte, ofrece una maestría ligada a lo digital, MiM+Analytics -Master in Management + Analytics-. “Combina una sólida formación en negocios y en analytics y ambas dimensiones se abordan de manera integral a partir de la fuerte impronta práctica del programa”, dicen en la universidad. Con un costo de $ 640.000 en 2020, los jóvenes profesionales con background técnico u orien transtado a negocios, con escasa experiencia laboral o sin ella, logran insertarse en un mercado laboral cada vez más exigente.
El diseño curricular es similar al de las maestrías en business analytics de otras universidades del mundo y los profesores cuentan con formación en negocios y analytics, destaca la casa de estudios. “Estos dos pilares nos distinguen de otras maestrías en negocios con una componente ad hoc de coding, y otras centradas en la ciencia de datos, pero sin componente de negocios”, explican en la institución. ¿La demanda? De 65 maestrandos en 2018 pasaron a 85 en 2020, candidatos que superaron un riguroso proceso de admisión.
También ofrecen programas abiertos orientados a lo digital, como Digital Experience, que permite pensar la transformación digital y la sinergia entre talento, cultura y tecnología como determinante en el éxito del proceso y programas in company donde diseñan capacitaciones a medida.

Miners en alza

“La demanda de miners crece en el mercado nacional e internacional; las posibilidades de empleo son muy amplias y variadas”, dice Pablo Poza, director de la nueva licenciatura en Negocios Digitales de la Universidad Austral. Las empresas grandes y medianas reconocen el valor de los datos, lo que las lleva a formar equipos de científicos de datos y su demanda supera ampliamente a la oferta: se estima que las empresas duplicarán o triplicarán la demanda de estos perfiles en los próximos años. Austral es una de las pioneras en este tema: su Maestría en Explotación de Datos y Gestión del Conocimiento lleva 18 ediciones y creció este año 100 por ciento en cantidad de alumnos. Orientada a profesionales que quieran explotar grandes bases de datos, realizar análisis estadísticos, obtener patrones y concebir sistemas inteligentes y de soporte de decisiones, brinda herramientas para diseñar, preparar, analizar y manejar grandes volúmenes de información estructurada y no-estructurada y pone el énfasis en los fundamentos teóricos Experienque le dan al graduado la flexibilidad para adaptarse a los abruptos cambios de tecnologías, como también en estudios de casos y prácticas en laboratorios. La facultad de Ingeniería también cuenta con posgrados con foco en negocios digitales: Business Intelligence –para desarrollar proyectos o programas para transformar los datos en información valiosa para resolver problemas y soportar la toma de decisiones de los directivos-, diplomatura en Ciencia de Datos Aplicada– orientada a la resolución de problemas concretos, desde la interpretación, su análisis, el modelado de datos y el entendimiento y la comunicación de información útil– son sus ofertas.
La Universidad de San Andrés ofrece tres maestrías relacionadas con negocios y tecnología. Business and Technology está centrada en la gestión integral de la nueva economía digital. Con pilares básicos como transformación digital, plataformas, servicios tecnológicos de alto valor agregado y management competitivo global, su plan de estudios abarca contenidos relacionados con tendencias globales aplicadas a los negocios como smart cities, blockchain y criptomonedas, analytics e inteligencia artificial y social media. Está dirigida a profesionales con capacidad innovadora, visión global y potencial orientado a la transformación digital, tiene una duración de 5 trimestres y su valor es de $ 1.040.000.
La maestría en Negocios Digitales dura 2 años y forma profesionales capaces de gestionar los talentos que integran las distintas áreas de las organizaciones para alinearlos detrás de una visión estratégica digital. Los alumnos poseen perfiles de diferentes industrias y seniority.
“A los perfiles más técnicos les permite adquirir conocimientos en el ámbito de los negocios y a los perfiles de negocios, una rápida inmersión en los negocios de base digital, sumados a capacidades necesarias para desempeñarse en esta industria”, explica Carlos de Morra, director en la Escuela de Negocios. Por último, La UdeSA cuenta con la maestría en Ciencia de Datos cuyo objetivo es formar profesionales que agreguen valor a los datos desde una perspectiva teórica-práctica vanguardista y que resuelvan problemas que involucren el modelado y el análisis de datos. “El egresado puede abstraer lo importante de un problema, crear un modelo y simularlo usando la infraestructura más adecuada, principalmente usando los lenguajes R y Python”, cuenta De Morra. Con un valor de $ 600.000, la demanda de inscripciones fue muy intensa, dice. En Educación Ejecutiva, San Andrés también ofrece programas que vinculan los negocios y la innovación tecnológica: MIND, Management Integral de Negocios Digitales, Ideas Exponenciales, Fintech, Big Data, CX Customer Experience Business Design, Ser Digital, Agtech, Blockchain, cursos que oscilan entre los $ 60.000 y los $ 90.000, a excepción de MIND, cuyo valor es de $ 450.000.

Datos transversales En el caso de la UCA, lo digital se incorpora en diversos programas de su oferta de manera transversal. Según Silvina Miceli, directora de Programas Corporativos de la Escuela de Negocios, “ya no es un tema en sí, sino que ha pasado a ser una característica del management en todos los aspectos. Por ejemplo, en el Posgrado en Desarrollo Gerencial se diseñó un módulo de transformación digital cultural. En los posgrados hay módulos sobre big data aplicada a los negocios o todo lo referente a negocios digitales y marketing digital”, explica. Cuentan además con programas como Fintech, Disrupción Digital en la Banca, Insurtech –dirigido al sector seguros–, Liderazgo en entornos VICA, Digital 360°, E-Commerce y Digital Talent, algunos de los cuales tienen más de una edición al año. Según Miceli, el objetivo de los alumnos es encontrar herramientas de aplicación en sus ámbitos profesionales por la creciente necesidad de transferir conocimientos al puesto de trabajo y cambiar la forma de pensar, de resolver problemas. “Se busca encontrar una nueva manera enfrentar los dilemas del presente para poder ser parte del futuro”, define. También ofrece un programa relacionado con el futuro del trabajo, Retos y desafíos de los sindicatos, que introduce a los asistentes en los principales retos del mundo laboral del siglo XXI. “Los desafíos del presente demandan profesionales capacitados en aquellas áreas importantes para el desarrollo económico del futuro: inteligencia artificial, big data, blockchain, pero también aquellas habilidades blandas que nos diferencian de la tecnología y que nos harán imprescindibles en un mundo tecnológico”, explican los objetivos. En la sede Rosario cuentan con la Diplomatura en Transformación Digital, con una duración de tres meses y que satisface las necesidades de formación de los líderes empresarios para que puedan repensar sus empresas desde el paradigma de la economía digital.
¿El costo? $ 24.000.
En UCEMA también incorporan lo digital a las carreras de negocios que dictan. Según Gabriel Romano, director de Ucema X, hoy es un contenido esencial. Así, tanto en maestrías y especializaciones como en programas de formación ejecutiva, se tratan tópicos como Agile Management, Marketing digital, Data Governance, Ciberseguridad, Gerenciamiento Virtual, Learnability, Estrategias Digitales con Marketing Automation, Comunicación Virtual Efectiva, Nuevos Negocios Digitales y Big Data. Con un costo que oscila entre los $ 25.000 y $ 65.000, los programas ejecutivos relacionados con negocios digitales tienen un perfil de participante responsable de una gestión concreta dentro del ámbito organizacional.
“Los alumnos esperan acceder a herramientas concretas que les permitan generar impacto en su desempeño cotidiano. Esto requiere un enfoque de tipo hands-on donde además de recibir una base teórica, los participantes encuentren un ámbito donde experimentar y aplicar”, explica Romano.
Si se trata de seguir imaginando y conquistando el futuro de los negocios, en el IAE ofrecen programas focalizados específicos y materias troncales dentro de los MBA que hacen foco en lo digital, a las que se suman materias electivas de formación específica. Entre los primeros cuentan con el Boot- Camp, un programa de 19 semanas de duración que reúne herramientas de programación a cargo de Le Wagon con la formación en management de IAE. El foco está en entender los factores críticos de éxito de un proyecto o negocio: sustentable y escalable y se trata de un entrenamiento intensivo para diseñar, lanzar y gestionar necegocios digitales. Incluye bloques de Introducción al mundo de Data Science, Statistics & Machine Learning, desarrollo de software con foco en la creación de un producto o servicio -product-driven-, IOT, 3D Printing, Inteligencia Artificial y Realidad Virtual, Mixta y Aumentada para potenciar nuevos verticales del negocio y está dirigido a quienes requieren adquirir skills de programación & management y llevarse su proyecto de negocio digital potenciado y evaluado. Mentalidad Digital es un programa de dos días de duración y hace foco en el desafío que deben afrontar las compañías para entender lo digital y anticiparse al impacto que tendrá en el negocio; está dirigido a directivos C-level de la compañía.
Por último, Data Driven Business son tres días de discusión de casos, panel de expertos y taller de ideas. Con foco en el Big Data y su aplicación en la estrategia de la compañía busca analizar los datos para reconocer patrones de conducta, predecir situaciones y trasformar la información en nuevas oportunidades de negocio. Está dirigido a directores y gerentes de áreas funcionales y dueños de PyMEs.
“Una de las razones por las que se mantuvo e intensificó la demanda de nuestros programas es que asumen lo digital como una realidad más de la empresa, en vez de marginarlo a una capacidad puntual o específica”, dice María Carolina Dams, directora de Programas e Innovación. Para Lucrecia Campos, responsable de Desarrollo de Carrera Alumni, en el contexto actual, las habilidades digitales son un must: “Debemos actualizar nuestras habilidades digitales, cualquiera sea nuestro ámbito de actividad. Una persona de empresa debe tener el entendimiento suficiente para impulsar procesos digitales en cualquier negocio y poder combinar liderazgo, mirada integral y transformación digital”, concluye. Rosa Londra.



#17631932   Modificada: 20/10/2020 08:03 Superficie artículo: 4815.11 cm²
Tirada: 8680
Difusión: 34720

Cotización de la nota: $1.203.777
Audiencia: 5.785









  
www.ejes.com | Leandro N. Alem 1110 7º piso - Buenos Aires | TE. 5352-0550